Encuentro Literario Virtual
  Poema VI
 
Oración al Espíritu Santo







Ven Espíritu Santo, ven y envía desde el cielo un rayo sobre el suelo de tu luz eternal. Ven Padre de los pobres, ven dador de los bienes que auxilias y sostienes al infeliz mortal. Paráclito sincero, dulce huesped del alma, tu refrigerio y calma santo consolador, descanso en el trabajo, templanza en el estío, benéfico rocío solaz en el dolor. Oh luz amorosísima! dulce, clara, serena, los corazones llenas que aman tu claridad. Sin tu supremo auxilio que el pecho nos ensancha nada hay puro y sin mancha todo en el hombre es maldad. Lava tu lo que es sórdido riega lo que está seco, débil soy cuando peco dame tu la salud, ablanda lo que es áspero, templa lo que está frío al hombre en su extravío vuelve a la rectitud. Concede tu a los fieles que en tí solo esperamos y humildes te invocamos tu septiforme don. Dad de virtud al mérito, dad termino dichoso, danos en tu reposo eterno galardón.

A la milagrosa

Oh poderosa Virgen Maria, escuha mi súplica. Deposito en tus manos maternales todas mi preocupaciones materiales y espirituales.
Te confío las gracias que pido a tu Divino Hijo por tu intersección. Despues que eleves al Señor tus manos suplicantes, dígnate, virgen milagrosa, a extenderlas sobre mí. Envuélveme con tus rayos de gracia para que su luz y su calor me despeguen de las cosas terrenas y me purifiquen para poder seguir con gozo tus pasos en esta vida hasta que me recibas en la puertas del cielo.
Oh, Maria, ruega por nosotros que recurrimos a ti.
Amén.


Oración para los soldados


Oh!Dios mío, permite que un rayo de luz ilumine las mentes de los grandes dirigentes de las naciones del universo. Oh! Dios mío, permite que la paz se haga en beneficio de todos. Oh! Jesús de Nazareth ilumina los cerebros de esos hombres que se abstienen de hacer una paz justa y razonable y que esas nubes negras que envuelven a esas mentes sean desvanecidas, Dios mío, y penetre la luz de la razón para el buen entendimiento de esa paz, que tanto anhelamos. Haced Dios mío que nuestros soldados retornen a nuestros hogares sanos y salvos. Oh! Padre Celestial, haz tu justicia para todos los seres humanos y que todas las madres del universo hagan una justa petición a tu poder inmenso, vos que todo lo puedes y que sois el Supremo Hacedor de todo lo creado. Deseamos ser oidos en esta súplica. Oh! Dios mío, para así consagrarnos en el deber que nos legó el maestro Jesús de Nazareth "el amarnos los unos a los otros" para que vuelva a brillar la luz de la razón en nuestras almas. Adelante soldados, adelante, que Dios siempre tiene una morada para aquéllos que no desearía matar. Más la ley del destino los lleva hacia la guerra. Que el Angel Guardián los proteja en todas las horas del día y la noche y que pronto Dios mío seamos dichosos en una completa armonía universal. Amén. Toda madre, esposa o familia debe hacer esta oración. Es un deber

Oración de la Puerta

Divina Providencia: Tú que eres el autor de todo lo creado sin cuya voluntad nada se mueve, recurro a tí en estos momentos de vacilación para que me guíes y me protejas en contra de los espíritus tentadores y envidiosos. Mi espíritu guía: si algún enemigo material aguijoneado por la envidia pretendiese levantar su mano para herirme o pronunciar una palabra para humillarme por medio de la calumnia, desviad su mano y su pensamiento para que arrepentido de su falta me pida perdón, que yo; le perdonaré y rogaré a Dios por su Salvación. Angel de mi guarda: no permitas que yo siendo inocente pueda ser víctima, ni pagar culpas que no he cometido, solamente por satisfacciones que quieran experimentar los espíritus falsos y obsesores. En nombre de Dios Todopoderoso, ruego al ángel de mi guarda y a mis espíritus protectores que me libren de malas influencias y de las malas tentaciones; que los espíritus falsos y seductores no tengan entrada en mi persona ni en mi casa y que los espíritus de luz me sirvan de escolta. Gran Poder: Que esta Oración en la Puerta de mi hogar sirva de muralla para todos mis enemigos materiales y espirituales y que vuestra Divina Gracia nos cubra con su manto. Amén Jesús.


 
  Hoy habia 48 visitantes (192 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
Política de privacidad: Google, como proveedor de terceros, utiliza cookies para publicar anuncios en su sitio. El uso de la cookie DART permite a Google publicar anuncios a usuarios que visitan sus sitios y otros sitios de Internet. Los usuarios pueden inhabilitar el uso de la cookie de DART accediendo al anuncio de Google y a la política de privacidad de la red de contenido. Este sitio web fue creado de forma gratuita con PaginaWebGratis.es. ¿Quieres también tu sitio web propio?
Registrarse gratis